REGRESAR  ALA PAGINA INICIAL

 

   
¿Quiere consultar si hemos escrito en esta web sobre alguna ruta cicística?, ¿busca una crónica en especial o un tema específico?. Escriba en la siguiente casilla del buscador y consulte en la base de datos de CicloBR.
 
www.ciclobr.com
   

Bogotá agosto 25 de 2019

Crónica por Alberto Rivera Marín

!Pasamos un súperdía, el Verjón tiene sus encantos! i

¡Excelente salida! La de hoy.

Esa fue la expresión generalizada, que se escuchó durante todo el recorrido de Bogotá hacia El Verjón, como también lo que escribieron los integrantes de CicloBR a través del WhatsApp, refiriéndose a la etapa de montaña más singular que hayamos experimentado. Tanto es así que, ciclistas como Carlos Galindo, Idelfonso García, William Bolaños y Armando Torres, nos acompañaron el día de hoy.

Todo empieza para mí a las 5:50 de la mañana, cuando me levanto de la cama con toda la emoción, porque vienen mis apreciados compañeros de CicloBR, a recorrer la ruta que en los últimos tiempos se ha convertido en una muy buena pista de entrenamiento, los días jueves y domingos, cuando no se cuenta con programación de salida con el equipo. Lo primero que hice fue tomarle una foto al cañón de Monserrate y Guadalupe, para enviarla por el chat a todos mis compañeros, con el claro propósito de motivar más la salida, lo cual arrojó los frutos esperados porque asistieron 21 CiclobRS y 7 invitados .

Esta nobel ruta habilitada por la Alcaldía Distrital desde el 27 de septiembre de 2018, para descongestionar la muy concurrida subida a “Patios”, se ha convertido en la salida preferida de los aficionados al ciclismo en la ciudad de Bogotá, pues aunque es un tanto estrecha y muy transitada por motos y vehículos, tiene un encanto especial, como lo afirma el compañero Pablo Torres, pues con escasos 18 kilómetros, y hora y veinte minutos de recorrido, aproximadamente, estamos en el Páramo de El Verjón, a la nada despreciable altura de 3350 metros.

El siguiente es el texto de la noticia que salió publicada el año pasado en la página de la Policía Metropolitana, sobre esta ruta:

“Buenas noticias para los amantes de la bicicleta en la ciudad de Bogotá: la Secretaría de Seguridad lanzará este domingo una nueva ruta segura para llegar al páramo El Verjón. Ahora los ciudadanos podrán disfrutar de todo el esplendor de la naturaleza, durante 18 kilómetros que van desde la avenida circunvalar hasta páramo El Verjón, límite entre Bogotá y el municipio de Choachí. Quienes utilicen esta ruta podrán contar con el acompañamiento de la Policía Metropolitana de Bogotá. Desde hace más de un año las autoridades han acompañado esta ruta los jueves. Ahora gracias al trabajo articulado entre las Secretarías de Seguridad, Movilidad, la alcaldía local de Santa Fe, la Policía Metropolitana de Bogotá y los deportistas, lo harán también los domingos. La ruta segura funcionará los jueves de 5:00 a.m. a 9:00 a.m. y los domingos de 7:00 a.m. a 2:00 p.m.”

Bueno, en principio la salida de este domingo estaba programada “A DISCRECCIÓN DE LOS EUROPEOS CHINAZZO – PULGA”, con el propósito de hacer un test que desde hace mucho tiempo se viene programado para ver cómo está cada uno de los integrantes de Ciclobr, pero la verdad pareciera que nadie quiere ser medido. Entonces, la conclusión fue que todo el mundo subiría en modo Rivera, es decir, a 144 pulsaciones, puesta estas son las referencia que en los últimos tiempos se ha impuesto en el grupo. Pues bien, la mañana pintaba un poco gris, pero se guardaba la esperanza que saliera el sol más adelante, pero la verdad ello no ocurrió; tanto así, que cuando llegamos al Páramo ya el cielo estaba muy encapotado y lo que encontramos fue un tremendo aguacero que calaba el frío hasta los huesos. Por ello, Nóbile y otros tantos compañeros más prefirieron descender en los mullidos asientos de la camioneta de Don Guillermo y del carro acompañante.

Siendo las 7:40 a.m. comenzamos, entonces, nuestro recorrido hacia El Verjón, en el cruce de la carretera hacia Choachí y la Circunvalar. Le iba comentando a Alvarito Cuervo, con quien me comprometí a acompañarlo hasta el final, que el primer tramo de 3 kilómetros aproximadamente, pese a su irregularidad es un terreno que se deja pedalear muy bien, a diferencia de los kilómetros siguientes a la entrada del Barrio Los Laches, que se convierten en unas rampas muy pesadas de aproximadamente 8% de gradiente.

De todas maneras, hoy se presentó mucho tráfico vehicular, pero se sabe que ese tráfico disminuye 8 kilómetros arriba, a la entrada hacia el monumento a la Virgen de Guadalupe, para convertirse la vía en un remanso de paz, donde sólo se veían ciclistas y más ciclistas. A unos 3 kilómetros de haber iniciado nuestra aventura tuve que dejar a Alvarito, porque se trajo las llaves del carro y si no se acercaba al mismo no podía arrancar, y en él habían quedado su esposa y su hija, que amablemente nos acompañaron en esta jornada de ciclismo dominical. Entonces, emprendí viaje hacia arriba a pedalear duro porque todos los del equipo se nos habían adelantado. El hecho es que pedaleamos esos 8 kilómetros que separan a Bogotá con el cruce al Santuario de Guadalupe, el cual hoy me pareció más fácil, quizás por la emoción de ir acompañado por todo el grupo.

Luego, procedimos a enfrentar el tramo más duro del recorrido, que son esos tres kilómetros hasta llegar al sitio conocido como “El Once”, que es donde llegan todos los ciclistas a reabastecer, para luego emprender nuevamente el descenso hacia la ciudad de Bogotá, pero nosotros íbamos siete kilómetros más allá, hasta llegar al Páramo de El Verjón. Cuando llegamos a la parte más alta y final de nuestro ascenso, nos encontramos con una fina llovizna que luego se convirtió en un fuerte aguacero, acompañado de vientos que querían quitarnos el manubrio de nuestras manos, razón por la cual aprovechamos para quedarnos en el estadero ubicado más adelante de la cima donde nos tomamos un tinto caliente y otros aguapanela con queso, que nos permitiera descender luego con el tremendo frío que estaba haciendo.

Pese a las malas condiciones del tiempo un grupo integrado por Fabio Cuttica, Eduardo González, William Bolaños, Orlando Molano, Fernando Flórez y quien escribe esta crónica, descendimos hasta el puente en búsqueda de una foto del lugar, pues la vista es muy hermosa, pero el aguacero arreció y nos tocó devolvernos. La sorpresa de ¡No te lo puedo creer!, corrió por cuenta de Armando Torres y Marcolina Barrera, quienes también descendieron hasta el sitio conocido como la “Peña de la Virgen”, un lugar a 100 metros aproximadamente del puente antes mencionado, lo cual significa que a estos dos ciclistas les gustó tanto la ruta, que decidieron aventurarse a bajar un poco del trayecto previsto y, aún más, con las pésimas condiciones del tiempo que presentaba la zona en esos momentos.

Pasemos ahora a extender nuestros agradecimientos a William Duarte, su hija Paola y a su amigo Juan Pinzón, quienes debido a la imprevista ausencia de nuestro compañero Jorge Alberto Buitrago, a quien le correspondía ser el conductor elegido, nos sirvieron hoy como carro acompañante, habiéndonos traído una buena provisión de bananos, galletas y bocadillos, los cuales degustamos con fruición, debido al hambre ocasionado por el frio intenso que tuvimos que soportar.

También extendemos nuestros agradecimientos a la señora Lilia esposa, de Alvarito Cuervo y a su hija Ángela, quienes muy amablemente nos acompañaron también en este recorrido. Debo extender mis agradecimientos a Nóbile González, a Orlando Molano y, a Henry Rojas, quienes con toda la paciencia ayudaron a preparar esta crónica consiguiendo los nombres de todos los integrantes de CicloBR que asistieron, como también por la consecución de los nombres de todos los invitados.

Muchas gracias por su ayuda. Bueno, reiteramos nuestro agradecimiento al querido compañero William Duarte, su hija Paola y a Juan por su acompañamiento al grupo el día de hoy; queda cordialmente invitado para la próxima. Los tremendos bananos y el paquete alimenticio que entregó a cada integrante, con repetición y todo, fue de mucho agrado para nosotros.

La próxima jornada del domingo 1° de septiembre de 2019, dependerá de la nueva programación, lo mismo con el conductor elegido.

¡FELIZ SEMANA!

 

 

ROGRAMACION PARA EL MES