Crónica anterior.
   
Programación diciembre/2017

 

Bogotá, noviembre 26 de 2017.

ültima salida dominical de la temporada 2017- El Páramo se volvió nuestro hábitat.

Cuando la Cuchilla de Guasca ya no satisface a los ciclistas.

La Cuchilla de Guasca siempre ha sido  para los ciclistas aficionados un reto, es uno de los puertos montañosos míticos de la sabana de Bogotá, por la altura a la que se llega, 3365 metros sobre el nivel del mar, partiendo de los 2.600. Es una travesía que nos lleva de la sabana al bosque de niebla y finalmente al bello y frío páramo.

Antes del 2011 varios de los integrantes de CicloBR intentamos varias veces coronar esa montaña, por lo general solo lo lograban los de la categoría A y B los de la C cuandio nos empujaban en las Clásicas de la Amistad. Pero realmente fue en septiembre de 2011 cuando casi la totalidad de nuestros pedalistas lograron ese reto, en un día esplendoroso. Esa hazaña quedo plasmada en este relato publicado el 17 de septiembre de 2011, volverlo a leer hoy que nos permite retroceder en el tiempo para evocar ese momento.

Hoy, con más años de experiencia y con muchos miles de kmts en nuestras piernas, y con el mismo uniforme, volvimos a subir por segunda vez en este año la famosa Cuchilla de Guasca, la verdad sea dicha ya no infunde terror, solo el respeto que debemos tener a estas cumbres.


La mayoría de subidas que hemos hecho a la cuchilla como un ritual cada año desde el 2011 han sido bajo la lluvia o el frio intenso, en muy pocas oportunidades hemos tenido la oportunidad de apreciar la belleza del páramo en un día soleado. Hoy no fue la excepción, justo en el kmt dos cuando realmente inicia el ascenso  de 11 kmts el clima cambió repentinamente y nos recibió con una ligera llovizna que afortunadamente duró muy poco.

La carretera húmeda fue nuestra compañera más de la mitad del camino, tuvimos algunos pocos momentos en donde el sol trató de asomarse tímidamente. En los cinco kmts finales nos encontramos con una neblina densa, la misma que tuvimos el domingo anterior en la visita a La Victoria y al Salto de Tequendama. Esa neblina hoy volvió a intentar hacer desaparecer la vía y a los ciclistas como en un truco del mago David  Copperfield.


El aire caliente que exhalábamos al respirar se condensaba y se asemejaba a un chorro de humo que salía de  la boca como si estuviéramos fumando. Confieso que en esos kmts me divertí expulsando aire caliente pensando que se trataba del aliento gélido de supermán ese con el que congelaba a sus enemigos, si hubiera alcanzado a Giaco o a Cami, a David, al Chinazo o Ricardo, Alberto R. los hubiera dejado "frozen" con mi super aliento y así de esa manera si les habria podido ganar.


Los tres kmts finales los subimos con una visibilidad de menos de tres metros, las curvas en forma de  “eses” que nos llevan a los duros 500 metros finales las recorrimos por instrumentos, enfrentados a un fuerte y helado viento que casi nos impedía avanzar y que zumbaba en nuestros oídos.


La buena noticia es que esta vez todos los 18 ciclistas que asistieron lograron el objetivo y solo pusieron pie en tierra en lo más alto del páramo, punto en el cual los cuenta kmts marcaban 28 kmts pues habíamos comenzado la etapa en el Centro Comercial Potosí. El aperitivo había sido la subida de 3.5 kmts al Salitre, una cuesta con duras rampas cuyas curvas fueron rectificadas para ampliarlas, eliminando por completo el riesgo que teníamos los ciclistas en la subida y en la bajada.En la llegada hoy se vio un cerrado duelo que ganó Pulga.


Pese a que “no se veía  ni hablar”, Giaco y el Chinazo reclamaban que en la programación se señalaba que al concluir Guasca bajaríamos unos kmts hacia Sueva, pero el resto de pedalistas se negaba a continuar por la falta de visibilidad. Finalmente Camilo hizo una propuesta conciliadora: “Giaco- mejor bajemos y vamos a Guatavita”, esto los convenció y nos salvamos de una cita a ciegas por la via a Sueva, así que iniciamos el descenso hacia la población Guasca.

En el cruce de Guasca nos reagrupamos El Chinazo partió de una hacia Guatavita, temía  que le hiciéramos conejo. Cuatro pedalistas decidieron declinar amablemente la invitación por “compromisos familiares”, Pablito, Ilde, Melki y Alberto Otálora. Los restantes 14 pusimos coordenadas hacia la bella población de Guatavita, ubicada a  13 kmts de Guasca.

Pensé que la subida a Guasca habría minado energías y que en el trayecto hacia Guatavita habría tregua, pero cuan equivocado estaba, fue una especie de contrarreloj, especialmente para Guillermo y para mí quienes nos rezagamos en los primeros kmts, tuve que colocar la piñoneria más fuerte para lograr darles alcance justo antes de que iniciaran los 4 kmts finales de la subida. Guillermo se relajó pensando equivocadamente que Pulga y Nobile venían atrás y al pobre le tocó subir solo y sufriendo con la gripa que lo aqueja y que le impedía respirar bien.

La propuesta de Camilo se cumplió, incluso por ahí se escucharon voces sugiriendo ir hasta Sesquilé, increíble ver como ahora la temible Cuchilla de Guasca ya no es suficiente para calmar la ansiedad de montaña en los CicloBeres. Espero que sea la necesidad de completar el entrenamiento con miras a intentar coronar el páramo de Letras  el próximo sábado 2 de diciembre, pues estas ñapitas cada domingo a decir de Pulga se están volviendo costumbre. Afortunadamente optaron por plantar ahí en Guatavita y regresar hacia Potosí, trayecto que hice en primera fila en el vehículo de Marcolino conducido por su hija Sandrita, quien amablemente cubrió el turno de Edgar pues no pudo asistir, pero amablemente envió los refrigerios que nos ayudaron  a soportar la larga travesía. Muchas gracias.

De Guatavita a Potosí había que recorrer 25 kmts, y los hicieron a máxima velocidad, Giaco se encargó de Nobile y la llevó a las volandas, el damnificado fue Pulga quien no pudo conectar y llegó con una buena diferencia al punto de salida inicial, en el parqueadero detectó que su rueda trasera estaba “recostada” y a la gente hay qe creerle. Camilo también se quedó por culpa de un perrito que se enamoró de él   y lo persiguió en la bajada de Guatavita durante varios kmts en busca de comida, era su segunda extraña experiencia con los canes en el día de hoy como verán más adelante.


Amigos, finalizó así la última salida dominical en la sabana de Bogotá de la temporada 2017, Guasca con ñapa a Guatavita. Nos queda solo el cierre de calendario, y la reunión de despedida, este año regresaremos a Mariquita y vamos a por Letras, pero se vale llegar solo a Fresno, a Padua, o a Delgaditas. Esta es la programación para diciembre de 2017.

Aunque este año fue unos de los de menor asistencia en promedio, con miras a la preparación para el Alto de Letras logramos hacer las cumbres más míticas de la sabana de Bogotá. Test: ¿cuántas de la que se muestran en este gráfico se aplicó Ud.?. ¿Cuántas repitió? o ¿cuántas se perdió?.

Si se perdió más del 70%, le recomendamos que para el 2018 se compre una linda raqueta de tenis o un juego de parqués para los domingos.

PD: hoy en la cima de la Cuchilla de Guasca nos pareció ver uno de los carros de Carlos Galindo,

___

 La frustrada adopción de Natacha Duarte

No sé si este año sería el año del perro en el calendario CicloBR porque tuvimos varios episodios en donde los perros y algunos de nuestros ciclistas fueron los protagonistas.

Primero fue en la bajada del alto del Zipa un can se le atravesó a Molanito y lo hizo perder el equilibrio, el golpe incapacitó a mi tocayo varias semanas y por poco le frustra la temporada.

Luego en la llegada al Alto de Margaritas un perro negro esperaba agazapado a la llegada de Giaco cuando lo vio se le abalanzó pero para saludarlo moviéndole la cola en señal de amistad, tuvo que darle galletas y luego en la bajada lo acompañó durante un buen trecho; cuando Giaco lo dejó rezagado se nos pegó a Guillermo y a mí y si no es porque a él se le ocurrió parar en una tienda y comprarle medio salchichón y pan y dejarlo comiendo, hubiese llegado con nosotros a Centro Chía. La misma situación le sucedió hoy a Cami bajando de Guatavita, como se aprecia en la siguiente foto.


Era la segunda expriencia similar de hoy, pues más temprano cuando los Pulgas venían bajando de Patios en su automóvil por poco atropellan a una perrita negra de pocos meses de edad que andaba en plena carretera perdida y esquivando autos. Camilo se bajó la alzó y la puso en la entrada a una finca pero el animalito se quedó mirándolos con una carita de seguirlos por la vía, por lo cual decidieron subirla al carro y arroparla con una cobija roja de Avianca.


En Posotosí Andrés el hijo pequeño de Willian Duarte se enamoró de la perrita y decidió llevarla en el carro acompañante, la bautizó Natacha Duarte. Durante el camino le contó a Sandrita que era una suerte encontrarla pues había tenido varias mascotas y todas se le habían muerto, entonces decidió que la adoptaría, si sus padres le daban el visto bueno.

En la Cuchilla comenzó enviándole la foto de la perrita a su mamá. Luego cuando vio que la mami había leído el mensaje, inició el proceso de convencimiento:

- Hola mami, ¿cómo estás?. Yo por acá acompañando a mi papá en Guasca.

- Te acuerdas de que mis abuelitos de Riohacha querían un perrito?. Pues nos encontramos uno y creo que les va a gustar.

-¡Lo puedo llevar? - ¿Qué primero consulte con los abuelos?, bueno mami ya los llamo.

- Hola abuelita ¿ cómo te va, estás bien?. Te cuento que lo más probable es que pase el año.

-Quiero preguntarte si te gustaría que en vacaciones te llevemos una sorpresa, es muy bonita.

- A bueno abuelita gracias que estés bien.

- Aló? Mami?. Ya hablé con la abuela y dijo que si. Entonces llevo la perrita.

- Gracias mami,

- Aló?. Si mami?. Que le envié una foto a la abuela?, ok ya se la envío.

Cuando Andrés tenía todo listo y pensaba que la perrita Natacha ya había sido aceptada como nuevo miembro de la familia, al llegar a casa se enteró de que la abuela quería un perrito y no una perrita.

De esta manera los Duarte tendrán que buscar un hogar para Natacha. Hay un candidato...miren qué ternura

si no acepta esperamos que un alma caritativa se decida a recibirla.

---

 

 

 

 
Contador de visitas y estadísticas

¿Quiere consultar si hemos escrito en esta web sobre alguna ruta ciclística?, ¿busca una crónica en especial o un tema específico?. Escriba en la siguiente casilla del buscador y consulte en la base de datos de CicloBR

Google
www.ciclobr.com