¿Quiere consultar si hemos escrito en esta web sobre alguna ruta ciclística?, ¿busca una crónica en especial o un tema específico?. Escriba en la siguiente casilla del buscador y consulte en la base de datos de CicloBR.
 
www.ciclobr.com
   

Bogotá mayo 6 de 2018

Los minutos de angustia, cuando tuvimos perdido a un apreciado compañero.

¿Mamma mia per dove è andato Chinazzo?

El recorrido programado para hoy sugería cuatro destinos, el Alto del Vino, la Quebrada del Vino, el Chuscal y la Primera entrada a San Francisco. Aunque hacía frío y por la calle 80 hasta Siberia había neblina, pronto despejó y el clima premió a los 26 ciclistas que asistieron hoy entre CicloBeres e invitados, (29 con tres amigos de Héctor y Jorge que hicieron el recorrido hasta el Vino), un verdadero "avivamiento" y récord de asistencia apenas superado el 11 de marzo de este año justo en el mismo recorrido.


Apenas van a ser las once de la mañana, y ya un grupo de ciclistas que integramos la patrulla proveniente de la Quebrada del Vino estamos acá en Altoque, la cafetería de la estación de gasolina Terpel de Siberia. Mientras descansamos y nos rehidratamos la tarea es reconstruir cómo se distribuyó el pelotón de los 25 pedalistas en los diferentes tramos del recorrido, dado que hoy la primera parte hasta el alto del Vino fue prácticamente en grupitos de uno y poca oportunidad tuvimos de hablar, vernos las caras y acordar hasta dónde iba cada uno; un pinchazo mio a pocos metros de la salida contribuyó a atomizar el grupo.

Con Pulga tuvimos que perseguir para recortar la distancia perdida mientras llegaba el carro con la llanta de recambio. El primero que avistamos recién iniciaba la subida al Vino fue a Alberto Otálora y luego al mono Trejos. En una curva estaba Mauricio Ordóñez trataba de eliminarle un "pajarito" rebelde a su bici pero lo acompañó todo el recorrido. Adelante iba Nobile escoltada por Fabio y Eduardo en una amena charla y Marcolino cerrando. Un kilómetro arriba Mauricio Peña subía a todo confort estrenando su "pacha" de 32 dientes", mientras Héctor trataba de alcanzar a Ana y Jorge le hacía la segunda. A pocos metros de la cúspide del Vino avistamos a Melki, a quien sobrepasé por un ladito para evitar que reaccionara.

Nos enteramos de que Pablito amante de los recorridos de largo aliento hoy tuvo que retornar en el alto del Vino debido a compromisos familiares. A William Trejos lo vieron parar en el mismo punto. La patrulla que descendió hasta la Quebrada del Vino la conformaron 10 pedalistas: Edgar, Marcolino, Álvaro, Mauricio P, Jorge, Héctor, O Márquez, Ana, William T., Melki. Marcolino giró y regresó en la Quebrada, igualmente tenía un compromiso familiar qué cumplir. Los restantes 9 hicimos la parada de descanso antes de emprender los cinco kmts de ascenso hasta el Vino. Faltaba Nobile, qué extraño la vieron pasar en el carro acompañante rumbo al Chuscal. Coronamos el Vino, allí estaba Mario Torres hermano de Armandito con un sobrino y alguien vio al Mono Trejos sentado esperando a Ana. Alvarito volvió por sus fueros de gran escarabajo, dio sopa y seco en la escalada al Vino.

Luego del ascenso nos agrupamos en el Rosal, solo faltaba Ana nos imaginamos que irían con William a consumir el caldo de pescado que los trasnocha, así que antes de que lloviera, teníamos encima nubes grises intimidantes, iniciamos el tramo plano de 17 kmts que restaba para llegar a Siberia; durante un buen trayecto estuvimos los ocho, comandados por Melki quien constantemente buscaba la mejor rueda en los grupos que nos llegaban, le salía a todo; finalmente nos ubicamos en un raudo lotecito hasta que pasó adelante una atractiva joven y su amigo a un paso fuerte, de inmediato causaron el fraccionamiento del grupo, quedamos persiguiendo a la chica solo con Melki, Edgar y Mauricio Peña pero de la "monita" nada se la tragó el horizonte. Hoy Vimos muy bien a Melki a Edgar y a Mauricio Peña, están volando en el plano. Muy bien el regreso de Héctor y Jorge, es su etapa predilecta.

Melki se quedó en el peaje. De esta manera pudimos reconstruir en Altoque parte de la historia de hoy, mientras arribaban Ana y William.

Como mencionamos al comienzo, apenas eran las 11 de la mañana, así que esperamos un rato a que aparecieran otros ciclistas. Los primeros en llegar fueron Manuel y Mauro Ordóñez, tenían buena información para nuestra tarea de historiadores, Héctor, Alvarito Jorge y luego Mauricio Peña se despidieron.

Con la información recibida supimos que Nobile, Pulga, Guillermo, Molanito Alberto Otálora y Víctor, conformaron la patrulla que descendió hasta el Chuscal. A Nobile le dieron una ventajita para la salida y sola emprendió la subida, la vinieron alcanzar llegando a la Quebrada del Vino, nuestros respetos señora Nobile se nota que las subidas al Verjón de su esposo Pulga entre semana le han sentado de maravilla, aclaro no hablamos de un proceso de ciclismo por ósmosis, es que mientras Pulga sube los jueves ella hace repeticiones en Monserrate.

A las 11.30 del día llegó el contingente del Chuscal, Pulgas, Molanos Alberto y Guillermo y un rato después William Duarte y Fernando. Nobile preguntó por Mauricio Peña, "ese man se me torció" habíamos quedado en bajar hasta el Chuscal y se quedó en la Quebrada.

Ya teníamos más datos para completar otra parte de la historia: Mauricio y Manuel fueron hasta las Hamacas con Fernando, Willy Duarte bajó hasta la primera entrada de San Francisco con Gilberto Lozano y como no vieron a nadie regresaron. Nicolás afectado por la gripa terminó en la camioneta de su abuelo Guillermo.

Doce y treinta minutos de la mañana la historia está prácticamente armada, pero tenemos un pequeño problema, nadie sabe nada de Fabio ni de Eduardo. No te preocupes Giaco no es un secuestro, sus parceros tienen que aparecer.

Como presentíamos el aguacero no se hizo esperar, ya solo quedamos en Altoque los Pulgas y este aprendiz de historiador inquieto por conocer el final de la historia. Preocupados comenzamos a llamar a los dos extraviados. Nobile le marca al cel de Fabio pero contesta su esposa Diana, Mamma mia proprio oggi Fabi ha dimenticato il cellulare, mejor dicho lo dejó olvidado en su mesita de noche y para completar el Chinazo Eduardo no responde, así que paciencia no queda más que esperarlos.

Doce y treinta y ocho minutos, luego de varios tintos en pleno aguacero aparece Fabio, seguro Chinazo viene cerca. Lo entrevistamos nos ayuda a armar el rompecabezas:

- Pasé por el Chuscal, vi a los Molano, sabía que Edu iba adelante así que pensé encontrarlo en las hamacas, pero no estaba, así que seguí descendiendo, al llegar a la primera entrada a San Francisco alcancé a divisar a William, regresaba con un señor de otro uniforme, Chinazo perdido. No creía que se hubiera bajado a la Vega, me imaginé que se fue a San Francisco a tomar caldo, bajé al pueblo que queda en un hueco, no lo conocía, busqué en la plaza por todos lados a ver si distinguía la chaqueta Verdillo de mi amigo. Frustrado volví a subir a la carretera por la segunda entrada, seguramente nos habíamos cruzado así que opté por regresar con la esperanza de alcanzarlo en alguna parte del camino pero nada, ni idea que se hizo se lo tragó la tierra.

Pasaban los minutos y la preocupación y la lluvia aumentaban, Fabio se preguntaba ¿dove è andato Chinazzo?, su teléfono debía tener más de 20 llamadas perdidas.

Finalmente en la entrada de la estación de gasolina donde todos teníamos puesta la mirada apareció la figura del Chinazo, justo a las 12 y 45 p.m.

tiritaba del frío, le ofrecimos tintico pero dijo que esa joda es muy amarga. Este es el resumen de su versión:

-Yo pasé la primera entrada a San Francisco, como no vi a nadie pensé que me estaban esperando en el restaurantico ese donde hemos parado, el verraco se me perdió, no lo vi parece que ya lo quitaron, llegué a la segunda entrada y tampoco había nadie, ¿sería que se bajaron a la Vega?, entonces seguí bajando llegando a la Vega me devolví con un par de chinos que me acompañaron casi todo el tiempo hasta el Vino. Me pegué una lavada la verraca, oí el celular pero me dio miedo parar a contestar, eso estaba muy solo chino.


Uff!! Historia completa, afortunadamente todo y todos bien, lo cual no indica que haya un par de cositas para reflexionar que son obvias en este relato. Dejamos el análisis para Uds. apreciados lectores.

Agradecemos muy especialmente la colaboración a la familia Otálora, le correspondía el turno de acompañante a Alberto, pero su hijo Santiago lo relevó como conductor elegido. Los Otálora prepararon el sábado bolsitas con deliciosos refrigerios de acuerdo con la cantidad de pedalistas que confirmaron a través del chat de Whatsapp, pese a que hicieron unas adicionales no alcanzaron pues aún varios compañeros no han comprendido la importancia del mensaje de confirmación para facilitarle la tarea y evitarle gastos innecesarios al conductor elegido. En fin...

Feliz semana compañeritos, Felíz dia de la madre compañeritas, nos reecontraremos el domingo 20 de mayo para visitar Santa Rosita al norte de la ciudad, le tengo ganas.

 

PD: hemos ajustado la programaciónde para mayo modificando el recorrido del dia 27, pues olvidamos que es el dia de elecciones.

Anécdota: mientras esperábamos en Altoque se acercó un señor, durante un rato nos observó, luego preguntó:

" ¿A qué edad o en qué momento uno puede dejar la rumba el trago la viejas y hacer como Uds, dedicarse a montar en bicicleta?. Los veo muy felices.

Parecía enguayabado o aún un poco borracho, le dije, perdone Ud. porqué nos pregunta eso?.

- Miren, yo soy dueño de uno de los prostíbulos más famoso del norte de Bogotá, tengo todo, una familia que es una chimba y yo ando perdido en ese mundo de vicio y ya todo me sabe a m..rda, los veo a Uds. tan felices, con sus camisetas todos uniformados, no creo que valgan más de 50 mil pesos, con sus bicicletas y reunidos tan contentos, me pongo a pensar cómo hacer lo mismo.

Luego de recibir algunos consejos se montó en un lujoso auto BMW y partió.

Ojalá el anónimo amigo de la gasolinera pueda encontrar la paz interna que necesita, cambiar de actividad y ojalá que pueda disfrutar de su familia. Me quedo pensando en todo lo que nos ha evitado el ciclismo.


 

 

 

contador de visitas


     
 

 

VER DETALLES DEL RECORRIDO