INICIO
 
I
I
I
I
I
 

 

 
¿Quiere consultar si hemos escrito en esta web sobre alguna ruta ciclística?, ¿busca una crónica en especial o un tema específico?. Escriba en la siguiente casilla del buscador y consulte en la base de datos de CicloBR.
 
www.ciclobr.com
   

APORTE DE REINALDO PULIDO A LA CAMPAÑA "SIN PULSÓMETRO NI PIO"

Reinaldo nos envia una tabla de excel con la cual podemos calcular nuestras zonas de trabajo y las correspondientes pulsaciones que se recomienda manejar en cada rango.

"Viendo lo animados que están con el tema de la FC, remito una hoja de cáculo que tengo para que se diviertan curioseando un poco".

Ver tabla>>

 

___________

Bogotá julio 22 de 2018

CONTINUAMOS CON LA CAMPAÑA:
"SIN PULSÓMETRO, NI PÍO"

El ciclismo no es de piernas, es de corazón.


"Cuando las piernas se cansan se pedalea con el corazón": Nairo Quintana.


Mini- crónica de la salida de hoy


Advertencia: los números acontinuación solo son un intento didáctico, cada persona tiene una genética diferente respecto a las pulsaciones a las que su cuerpo funciona. Y llevar más o menos pulsaciones que otro no es mejor ni peor depende de muchos factores de cada persona.


7:15 a.m. y Héctor ya nos estaba esperando en la Terpel Siberia, luego apareció el mono Trejos, ya éramos cinco sumados los dos Molanitos, Orlando y Víctor, completamos el quinteto, pocos pero nada que hacer es lo que hay.

Como promesa es promesa, hoy desempolvé mi aparatico, tenía poco uso y solo servía para ocupar espacio en la maleta de ciclismo, así, con 72 pulsaciones en mi pulsómetro normalito partimos hacia Canicas, sugerencia de los Molanos que fue acatada de inmediato. Buen clima y como siempre bastantes ciclistas en la vía hacia Puente Piedra.

Anoche con la ayuda de   la calculadora de Karvonen  hice mi tabla de zonas de pulsaciones.

Z1 al 50% de mi FCmax= 114 ppm
Z2 al 60% de mi FCmax= 125 ppm
Z3 al 70% de mi FCmax= 135,2 ppm
Z4 al 80% de mi FCmax= 145,8 ppm
Z5 al 90% de mi FCmax= 156,4 ppm

Nunca lo he hecho pero tengo que aprender a entrenar con pulsómetro y hoy era un día apropiado para practicar o  por lo menos monitorear cómo funciona mi “mango”, mientras aprendo, pues no tenía la presión del grupo, si los Molano se me iban tenía la opción de acompañar a Héctor y al mono, iba a comprobar lo que todos sabemos:  que luego de un periodo de inactividad cuando volvemos a coger la cicla el corazón se acelera más, tarda más en volver a unas pulsaciones más bajas, y como consecuencia nos agotamos, no podemos afrontar las mismas subidas a la misma velocidad de antes,  cuando estábamos más  en forma. Incluso la frecuencia cardíaca en reposo se nos sube. 

Un paréntesis, a  propósito la palabra cicla, que se usa en Boyacá y Cundinamarca (ejemplo: “¿vamos a echar cicla?), no aparece en el diccionario, pero me parece bonita, muy femenina y menos rimbombante que “bicicleta”.
Pero sigamos con la echada de cicla que hicimos hoy.

Mientras Molanito me contaba en el camino las opciones nuevas de entrenamiento que ha descubierto saliendo de Chía, por ejemplo Chía Tabio Canicas (60 kmts)  y otras dos como la Valvanera en “cicla” todo terreno, mis pulsaciones no pasaban de 105. La conversación se interrumpió cuando nos disponíamos a enfrentar el repecho de la Punta o la Arenera que llaman. Pese a que subí con toda la tranquilidad el esfuercito me costó 15 pulsaciones adicionales, las cuales se recuperaron en el trayecto para llegar a Puente Piedra.

Héctor se aburrió del pasito del mono, (insiste en que es recomendado por el médico), y aceleró un poco al llegar a Puente Piedra, lo vimos “sólido” encabezando el mini lote y muy realizado conduciendo su todoterreno cuando tomamos el destapado que cada día crece más, es terrible y estresante la pasada, ciclistas, carros, camiones poca visibilidad por las sombras de los árboles, ojalá al gobernador o al alcalde se les ocurra pronto repavimentar este tramo que parece la luna por los cráteres. Víctor asumió el comando y se fue, me costó un poco alcanzarlos, pues el destapado yo siempre lo tomo con exceso de prudencia, atrás quedó Trejos pedaleando en solitario.

Llegamos al inicio de  la subida al largo repecho de La Virgen, una miradita al juguete de las pulsaciones me indicó que marcaba 113, seguía en mi zona 1. Pasé a Héctor, adelante marchaban los dos Molanos, aceleré tratando de llegarles pero no lo logré, en cambio invertí 26 pulsaciones en el intento, que luego recuperé en la bajadita antes de subir a Subachoque, donde se estabilizó en 110 ppm.

El duro repecho de la entrada a Subachoque que otrora lo tomo rápido, esta vez lo subí con calma atrás de Molanito quien subía parado en pedales.

Tu corazn y sistema circulatorioAl coronar en el parque, aún agitado por el esfuerzo tenía que saber cuánto marcaba el aparato, juemadre esta vaina marcó 145 ppm, en un tramo corto llegué a mi 80%, ahora comprendo el esfuerzo que hace nuestro corazón esa bomba perfecta que  por el lado derecho recibe sangre del organismo (aurículas) y la bombea a los pulmones y que por el lado hace exactamente lo opuesto (ventrículos): recibe sangre de los pulmones y la bombea a todo el cuerpo.

Héctor había convenido con Trejos que subirían solo hasta la Escuela, así que seguimos de largo con los Molano, que poco  apoco se me fueron desapareciendo a lo lejos, mientras yo recuperaba, antes de tomar el primer repecho durito de Canicas, estaba otra vez en 112 ppm. La idea seguía siendo subir a mi paso tratando de situarme a un máximo del 75% de mi FCmax, ojalá lo lograra.

Al llegar al primer descanso frente a la finca de los amigos de los Pulgas donde celebramos los 30 años, mis pulsaciones habían subido nuevamente hasta 143, el 75% debían haber sido 140,5  me pasé un poco pero es el efecto del desentreno. Seguía  la escuela y luego el siguiente descanso en bajadita, donde recuperé hasta 133, pese a que la tomé con suavena no pude bajar más pulsaciones. Se venían encima  las dos curvas duras antes del aserradero, cuando coroné allí tenía 150 ppm, carajo estaba cerca al 90% de mi límite teórico (167 ppm), pero esas curvitas son duras.

Llegó el corto descansito que aproveché para bajar un poco los latidos, la primera curva del aserradero me cogió en 132 ppm, más o menos el 70%.de mi FCmax.

Los Molano seguramente ya estaban a punto de coronar Canicas y yo apenas comenzaba la parte más dura, el denominado aserradero, la idea era subir sin ninguna preocupación, aun así terminé ese tramo a 154 ppm, en el descanso logre bajar algo, pero al coronar la cima de Canicas llegué a 156, justo el 90%, mi Zona 5 de pulsaciones.

Bajamos hacia Subachoque y paramos en la panadería, Héctor ni el mono estaban por allí, no pararon, seguramente ya iban en camino a Siberia. Descansamos y retomamos el camino pues parecía que fuera  a llover.

Los Molanitos me llevaron a paso fuertecito, pero me logré mantenerme entre el 80 y 90%. Pasamos Puente Piedra, en la bajada de la punta en la zona de los taches me quedé colgado y persiguiendo, alcancé a llegar a 161 ppm bordeando por primera vez el 100%.

Pese al desentreno me sentí bien todo el camino y poco cansado al final, confío en que con más salidas a “echar cicla” mi corazón trabajará mejor  y el sistema de aporte de oxígeno irá mejorando, y  por lo tanto, mis pulsaciones tenderán a estar un poco más bajas, bombeará más sangre en cada latido, lo que significa que transportará más oxígeno para mis músculos.

Pasando el peaje, mientras perseguía a los Molano, pasé al mono Trejos, Héctor contó al final que lo acompañó un rato pero "iba demasiado suave" para su gusto.

Perdónenme por aprovechar esta crónica para la campaña, y por atiborrarlos de datos que poco y nada le interesan a algunos coolegas, lo hago "de corazón", confieso no tengo idea de si es la forma de trabajar con pulsómetro, pues no soy ni mucho menos un experto, hay que empezar por algo. Por lo menos por primera vez supe cómo se acelera mi corazón en un repecho y en una subida, es la causa del agite. Espero que Fabio me ayude a interpretar los datos y que nos asesore a todos en el tema, lo necesitamos.

Lo que si tengo claro con lo que pude investigar es que hacer una etapa desde el comienzo en la zona del 90% (es decir salir como locas) implica que estamos en el umbral anaeróbico donde empieza a acumularse el ácido láctico en los músculos, lo cual no es bueno para el deportista. Al trabajar hasta un máximo  75% de nuestra FCmax estaremos en el umbral aeróbico, o limite en el que la musculatura trabaja principalmente con oxígeno (más o menos 20 pulsaciones debajo de nuestra FCMax), si lo sobrepasamos comenzamos a gastar glucógeno que necesitamos para generar energía, En 15 minutos de ejercicio muy intenso puede agotarse del 60% al 70% del glucógeno almacenado en los músculos. El agotamiento total puede producirse después de 90 minutos de ejercicio intenso, o menos. Una vez agotado este glucógeno se necesitan de 48 horas para reponer las reservas de glucógeno en los músculos.

Ahí vamos con la teoría, ahora que del dicho al hecho hay mucho trecho.

Jorge Buitrago comentaba en un chat de Whatsapp “que el tema no es de pulsómetro sino de revisar los recorridos”, pues ya no tenemos 20 años para exigirnos. Es posible que tenga razón, esperemos qué propone, pero por algo el pulsómetro se ha convertido en un dispositivo imprescindible en la mayoría de los deportes, el tema es que es mejor usarlo que no usarlo, como diría el filósofo Pambelé, lo malo es que tenemos que aprender a usarlo. Acá seis razones para utilizar el pulsómetro.

No se preocupen, la campaña es para hacer ver la importancia del pulsómetro, pero cada uno tiene su propio criterio y tenemos claro que no podemos cambiarlo, cada uno sabrá cómo maneja el riesgo.

Acá finalizamos esta etapa de la campaña, ahora que cada uno decida bajo su libre albedrío.

Feliz semana,

Ni para que decirles que nos vemos el próximo domingo, pues con la final del Tour seguro seguiremos siendo cinco gatos, pero la esperanza es la última que se pierde.

PD: Los médicos dicen que cada año perdemos una pulsación, es decir que vamos de báculo p´al estanco.

 

 

 

 

 

contador de visitas


     
 

 

SI SE DECIDE AÚN TIENE TIEPO DE INSCRIBIRSE